03 febrero 2011

El olor del amor perdido


Hacía mucho tiempo que no visitaba una tahona y
de repente recordé el olor a pan recién horneado ,
ese olor que después de tantos años entre hornos
mi nariz ya no registra, por saturación .
Pero hoy ha regresado y con él sensaciones que creía olvidadas .
Por que el olor a pan reciente está unido a la sensación de amar y ser amada ,
a esos viajes relámpago desde Salamanca para pasar el fin de semana juntos ,
a El esperándome en la parada del autobús .
Siempre venía en la furgoneta del reparto ,
y los abrazos traían asociado el olor a pan caliente ,
aderezado con el calor del amor juvenil.
Después de casarnos y de trabajar , durante años ,
en la panadería familiar el olor del pan reciente se fue disipando
de mis registros olfativos ,
como su amor se fue disipando de nuestra relación.
Pero hoy al entrar en la vieja tahona han regresado
por un momento y con ellos ,
mis ventipocos años cargados aún
de ilusiones y esperanzas juveniles ,
hace tiempo aparcados entre las telarañas
de ese rincón del cerebro donde
se acumulan los pedazos de los sueños rotos .


-una pequeña colaboración a la semana del olfato propuesta por la incombustible Maria Jesus de Paradela ,que ha destapado el frasco de las esencias que nos hace viajar al mundo de los recuerdos : Las comidas de la infancia ,el olor tan inolvidable de los seres queridos, ...
espero tener tiempo y compartir algún otro aroma de mi vida .